Bienvenidos a www.cambiopositivo-liliana.blogspot.com

Si en tu vida hay alguna circunstancia o situación y deseas que te ayude a afrontarla, o si no te han quedado claro algunos puntos puedes escribirme a cambiopositivo@hotmail.com

Páginas vistas la semana pasada

TRADUCTOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

this widget by www.AllBlogTools.com

lunes, 9 de julio de 2012

HUMILDAD

La humildad no descarta nada sino que toma en serio hasta las cosas insignificantes. Es reconocer todo lo que se presente en la vida y, que lo que se encuentre en frente a uno se ha de respetar como algo que le hará avanzar; es reconocer que dentro de lo grande a veces hay poco pero dentro de lo pequeño a menudo se encuentra una enormidad.
La humildad no estira la mano para recibir nada extra sino que toma lo que hay, sea comida, ropa o entendimiento. A veces hay mucho y otras veces sólo un poco. Pero no importa. Incluso cuando uno no entiende nada no se preocupa porque con su humildad y sintiéndose un hijo de Dios confía en que todo le llegará en el momento adecuado.
La humildad es también la base para que ocurran las cosas: es tener cuidado y ser sencillo para crear. Porque en ello no hay expectativas de genialidad y por lo tanto los logros vienen de una forma más natural, sin verse amenazado por lo que pensarán o dirán los demás. Es un placer estar con una persona humilde porque en su compañia uno se siente muy bien, y gracias al respeto que tienen por sí mismos, nada les hace sentir menos sino que se potencia más su belleza.
Cada tarea creativa requiere de humildad porque ésta es claridad y en la claridad se ven y moldean mejor los colores y la forma de la obra. Si llegara un nuevo mundo necesitaría formarse esencialmente en base a esta tranquilidad, la cual permanecería inmutable ante el camino de las cosas.
La humildad es, por lo tanto, especial y sin embargo a veces su disfraz es tan sencillo. Cuando se está gestando algo valioso, lo ordinario y el ruido son, en ciertos casos, necesarios para alejar la atención de lo que está creciendo.
La humildad es estar dispuesto a ser usado de la forma que sea necesaria, sin importar lo disonante que parezca, porque cuando se tiene humildad, la individualidad se cambia por la tarea en que se está participando. En este caso la tranquilidad es una aceptación incuestionable de lo que sea que hay que hacer.
La humildad es excepcional porque para tenerla no se ha de desear nada. Si uno la tiene lo consigue todo.
                            Extraído de la Belleza Interna (1993)


                                             

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me interesa tu opinión.