Bienvenidos a www.cambiopositivo-liliana.blogspot.com

Si en tu vida hay alguna circunstancia o situación y deseas que te ayude a afrontarla, o si no te han quedado claro algunos puntos puedes escribirme a cambiopositivo@hotmail.com

Páginas vistas la semana pasada

TRADUCTOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

this widget by www.AllBlogTools.com

miércoles, 23 de agosto de 2017

Liberarse de ataduras

En el camino espiritual solemos estar familiarizados con ciertos términos
las ataduras son aspectos muy profundos del ser
Son como nuestros grandes obstáculos
Por alguna razón la vivencia es de estar atado
Dificulta el proceso, el avance
Liberarse de ataduras es animarte a poner punto final cuando ya has visto lo visto
lo has reconocido
Eres consciente y reconoces el esfuerzo hasta allí
Liberarse de ataduras puede provocar lucha, irrupciones, alguna forma de desequilibrio emocional
Debería ser un camino consciente, de atención y de práctica
verdadero sentimiento de auto-respeto.
Saldar, sanar, soltar, aprender a entender el presente, aceptar y superar
Sanar el corazón desde lo más profundo que puedas llegar
Conectar con tu honestidad y mayor integridad
Un verdadero acto de misericordia hacia el ser

Lili Gar



https://youtu.be/ap1AvsAriB4

jueves, 5 de enero de 2017

Las abarcas desiertas por Miguel Hernandez


Por el cinco de enero, cada enero ponía mi calzado cabrero a la ventana fria. Y encontraban los días, que derriban las puertas, mis abarcas vacías, mis abarcas desiertas.

Nunca tuve zapatos, ni trajes, ni palabras: siempre tuve regatos, siempre penas y cabras.
Me vistió la pobreza, me lamió el cuerpo el río, y del pie a la cabeza pasto fui del rocío.
Por el cinco de enero, para el seis, yo quería que fuera el mundo entero una juguetería. Y al andar la alborada removiendo las huertas, mis abarcas sin nada, mis abarcas desiertas. Ningún rey coronado tuvo pie, tuvo gana para ver el calzado de mi pobre ventana. Toda la gente del trono, toda gente de botas se rió con encono de mis abargas rotas. Rabié de llanto, hasta cubrir de sal mi piel, por un mundo de pasta y un mundo de miel.
Por el cinco de enero, de la majada mía mi calzado cabrero a la escarcha salía. Y hacia el seis, mis miradas hallaban en sus puertas mis abarcas heladas, mis abarcas desiertas.



martes, 8 de septiembre de 2015

Seamos felices

Que es la felicidad?
Para unos es la luna llena, para otros disfrutar del sol, para unos es el cine, para otros la música, para unos el amor, para otros el deporte, para algunos orar...
Cual es la verdadera?
Admitimos que la felicidad es relativa, asociada a circunstancias particulares. Si uno tiene hambre la felicidad es comer, si uno está cansado, la felicidad será descansar.
Los diccionarios la definen como satisfacción, gusto, contento.
Preguntémonos:
Estoy satisfecho?
Me siento a gusto?
Estoy contento?
En estos tiempos que corren si te contestas si aunque sea sólo a una de ellas, puedes considerar que tienes suficiente felicidad para andar por la vida.
Cuando te sientas mal, intenta preguntarte:
Que me ocurre? es decir entender porque te sientes mal.
Descubre su auténtica importancia
Puedo solucionarlo yo?
Si es así, hazlo.
Si no es posible busca a quien pueda resolver o ayudar favorablemente.
Desarrolla esa presencia de ánimo positiva, esa calidad emocional, esa vitalidad temperamental y consigue, gracias a la fuerza que nos proporciona, evitar el desequilibrio nervioso que es el causante de nuestra infelicidad.


domingo, 19 de abril de 2015

Un Valle en Himalaya que se llama Johar

Hace mucho que se han ido los vendedores.
El camino se llenó de polvo, de una nube intensa y de un guijarro de la memoria.
El viene aún, cada día,
con sus caballos queridos,
pese a que ha dejado la vida beduina atrás.
El palacete de su pueblo está en sus ojos,
los rostros de sus amigos siguen al otro lado.
Vienen para recibir la sal y ellos le regalan lana.
Sólo por hábito él mantiene a los hijos de la sal:
los hombros inclinados, la piel del rostro es negra, quemada
con muchas cruces.
Le rodea el cariño de los amigos,
aunque él lleve un traje de corteza, roto,
sus poros están llenos de glorias altas como las montañas.
                                                        Santanu  Bandopadhyay
                                                         

domingo, 31 de agosto de 2014

Espero que te enamores...


Espero que te enamores de alguien que siempre te vuelva a llamar
y nunca puedas quedarte dormido sin sentirte deseado.
Espero que te enamores de alguien que te tenga la mano
durante las partes de miedo en las películas de terror
y quema galletas mientras los dos están ocupados
bailando alrededor de la cocina.
Espero que te enamores de alguien que te haga cosquillas
y te haga sonreír en los días difíciles y en los días fáciles.
Pero más allá de todo
 lo que yo espero es que te enamores de alguien
que nunca te deje atrás y de todo por sentado.
Alguien que este a tu lado cuando tengas razón
y este junto a tí cuando te equivoques.
Alguien que te vea en lo peor y te ame todavía.
Espero que te enamores de alguien que te de un beso en la lluvia
y te abrace cuando estés frío
y que no lo haría de ninguna otra manera.

                  Anónimo          ( dedicada)




















sábado, 30 de agosto de 2014

Amor de Tarde

Es una lástima que no estés conmigo
cuando miro el reloj y son las cuatro
y acabo la planilla y pienso diez minutos
y estiro las piernas como todas las tardes
y hago así con los hombros para aflojar la espalda
y me doblo los dedos y les saco mentiras.

Es una lástima que no estés conmigo
cuando miro el reloj y son las cinco
y soy una manija que calcula intereses
o dos manos que saltan sobre cuarenta teclas
o un oído que escucha como ladra el teléfono
o un tipo que hace números y les saca verdades.

Es una lástima que no estés conmigo
cuando miro el reloj y son las seis.
Podrías acercarte de sorpresa
y decirme "Que tal"? y quedaríamos
yo con la mancha roja de tus labios
tú con el tizne azul de mi carbónico.
                                      Mario Benedetti







jueves, 28 de agosto de 2014

Poema del amigo

Se necesita un amigo.
No importa que sea hombre o mujer,
basta que sea humano,
basta que tenga sentimientos,
basta que tenga corazón.
Se necesita que sepa hablar y callar,
y sobre todo que sepa escuchar.
Tiene que disfrutar de la poesía,
de la madrugada, de los pájaros, del sol,
de la luna, del canto, de los vientos
y de las canciones de la brisa.
Debe tener amor, un gran amor por alguien,
o sentir entonces la falta de ese amor.
Debe amar al prójimo y respetar el dolor
que los peregrinos llevan consigo.
Debe guardar el secreto sin sacrificio.
Debe hablar siempre de frente y
no traicionar con  mentiras y  deslealtades.
No debe tener miedo de enfrentar nuestra mirada...
No es necesario que sea de primera mano,
ni es imprescindible que sea de segunda mano.
Puede haber sido engañado
pues todos los amigos son engañados.
No es necesario que sea puro
ni que sea totalmente impuro,
pero no debe ser vulgar.
Debe tener un ideal, y miedo de perderle,
y en caso de no ser así,
debe sentir el gran vació que esto deja.
Tiene que tener resonancias humanas
su principal objetivo debe ser el del amigo.
Debe sentir pena por las personas tristes
y comprender el inmenso vacío de los solitarios.
Se busca un amigo para gustar de los mismos gustos,
que se conmueva cuando es tratado de amigo.
Que sepa conversar de cosas simples,
de lloviznas y aguaceros y
de los recuerdos de la infancia.
Se precisa un amigo para no enloquecer,
para contar lo que se vio de bello y de triste,
de los anhelos y de las realizaciones,
de los sueños y de la realidad.
Debe gustar de las calles desiertas,
los charcos de agua y los caminos,
el borde de la calle, del bosque después de la lluvia
 y acostarse en el paso.
Se precisa un amigo que nos diga que merece la pena vivir,
no porque la vida es bella, sino porque estamos juntos.
Se necesita un amigo para dejar de llorar,
para no vivir de cara al pasado,
en busca de memorias perdidas.
Que nos palmee los hombros,
sonriendo o llorando,
pero que nos llame amigo,
para tener la conciencia de que aún estamos vivos.

       Vinicius de Moraes (1913-1980)