Bienvenidos a www.cambiopositivo-liliana.blogspot.com

Si en tu vida hay alguna circunstancia o situación y deseas que te ayude a afrontarla, o si no te han quedado claro algunos puntos puedes escribirme a cambiopositivo@hotmail.com

Páginas vistas la semana pasada

TRADUCTOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

this widget by www.AllBlogTools.com

lunes, 13 de agosto de 2012

Acerca del perdón

El perdón es una de las habilidades clave de la vida espiritual, porque cuando perdonamos a otra persona, podemos dejar atrás el pasado y comenzar una nueva vida.
En ausencia del perdón, siempre estamos atrapados en el mismo círculo.
El perdón es una capacidad que todo ser humano alberga en su corazón. El perdón no consiste en olvidar lo que ocurrió. Cuando ofrecemos nuestro perdón, también podemos decir que lo que ocurrió estuvo mal, que jamás permitiremos que vuelva a suceder y que no dudaremos en entregar incluso nuestra vida para que nadie tenga que pasar por esa experiencia.
El perdón es un acto que incluye, en nuestro corazón, a todo el mundo.
El perdón consiste también en dejar atrás el pasado sabiendo, que si algo estuvo mal, el único modo de seguir adelante es empezar de nuevo.
Entender que la práctica del perdón es una práctica, podemos intentarlo cincuenta, cien veces , antes de desarrollar en nuestro corazón, una verdadera sensación de perdón.
Algunas fases del proceso pueden ir acompañadas de rabia e indignación, otras amargura, aflicción. A veces, dandose cuenta de la ira con la que cargamos y de la profundidad del dolor y no podemos limitarnos a disfrazar ese dolor .
El perdón expresa la decisión interna de no seguir cargando con el odio, porque nos hemos dado cuenta que nos envenena.
Hay un lugar en todos nosotros que anhela el amor, que aspira a sentirse seguro y que quiere tratar respetuosamente a los demás y a uno mismo. Pero a veces las viejas heridas y el sufrimiento permanecen ocultas bajo capas y capas de miedo y cinismo con que tratamos de protegernos del daño infligido.
Pide perdón podr el modo en que, movido por el miedo, el dolor, la ignorancia, la negligencia y la deshonestidad, te has herido o dañado a tí mismo o a los demás.
Deja que las imágenes afloren a tu conciencia y pide perdón por ello.
Permite que afloren en tu conciencia las heridas y aflicciones que otros te han infligido y date cuenta que se deben a su dolor, su miedo y confusión.
Siente aquellas regiones de tu corazón en las que albergues resentimiento y abrázalos con la amabilidad y el perdón, observando si ha llegado ya el momento de abandonarlos.
Luego expande el perdón, en la medida de tus posibilidades a todos aquellos que te han dañado de pensamiento, palabra u obra.

Extraído del libro Meditación para principiantes de J.K.
               

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me interesa tu opinión.