Bienvenidos a www.cambiopositivo-liliana.blogspot.com

Si en tu vida hay alguna circunstancia o situación y deseas que te ayude a afrontarla, o si no te han quedado claro algunos puntos puedes escribirme a cambiopositivo@hotmail.com

Páginas vistas la semana pasada

TRADUCTOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

this widget by www.AllBlogTools.com

domingo, 11 de noviembre de 2012

Acerca de las parejas - 1ra parte

Consideraciones desde un análisis de la psicología profunda

El mundo sería totalmente otro  si la mayoría de los hombres fueran felices en su vida de pareja.
Lo paradójico es que hoy se elige con mayor libertad y sin embargo hay más separaciones, más equivocaciones. Como se explica?
Lo que sirve de cemento afectivo a la unión es la necesidad de sentirse, de saberse, plena y constantemente acompañado, reflejado, convivido.
Los caracteres incapaces de fijación afectiva en otra sola persona son seres de gran inmadurez psicológica.
La plenitud humana  busca la compañía estable, profunda e interpersonal.
La estabilidad de una pareja, si han sabido elegirse con libertad y acierto, deben saber convivir de tal manera que su convivencia dure.
El desafío de esa permanencia es posible aunque presente dificultades.
Depende de dos circunstancias: haber acertado al elegir y de haber sabido luchar para convertir la convivencia en una libre elección constante.
La elección de pareja, de forma totalmente inconsciente pero verdadera comienza ya en los primeros años de la vida y es de una selectividad profunda.
Cuando dos personas se conocen, si esa relación se establece posteriormente como pareja, supone que el aparato inconsciente de ellos se ha puesto de manifiesto para determinar aquellos caracteres de la otra persona que pueden ser factores de estabilización.
El flechazo no puede ser el único elemento decisivo para la elección de pareja.
La elección se realiza a través de la estructura del carácter que es una formación psicológica.
El carácter de una persona se va formando paulatinamente al ir relacionándose ésta con el medio en que vive  y termina en torno a la pubertad, al establecerse una identidad personal.
Así la elección de pareja se  realiza en función de esa estructura de carácter. Así conocido el carácter de alguien puede preverse el tipo de persona que elegirá para formar pareja.
Ese contacto o relación del individuo con el ambiente que lo rodea puede ser de varias clases: "modelos de vinculación", variados sistemas de relación. Los modos de vinculación son distintos según la edad de la persona aunque todos ellos influyen  decisivamente en la formación del carácter.
En esos modos de vinculación  tiene un papel fundamental la familia en la que el niño nace.
En la génesis normal de la formación de la pareja existe un momento llamado enamoramiento, una sobrevaloración del objeto amoroso, una disminución de facultades críticas, una dependencia emocional, una proyección sobre la persona amada, de las propias fantasías inconscientes que son percibidas como pertenecientes al otro. Se proyecta sobre la persona amada su yo ideal .
El enamoramiento no es todavía el amor.
El amor es aceptación de uno mismo y del otro, de la relación establecida entre ambos, sin cegarse.
Ver a la persona como es en realidad, con sus virtudes y defectos y amarla tal como es, sintiendo que sus defectos quedan más que compensados por sus virtudes y lograr una armonía de vida, integrándolos en una relación madurada por el conocimiento y el amor.
Pero a ese amor maduro no se llega enseguida.
Este es consecuencia de la vida conyugal y la meta máxima a que la pareja puede aspirar.y que jamás se podrá estar seguro de alcanzar.
Para lograrlo habrá que poner en actividad todas las capacidades personales y su fruto será producto de una racional e ilusionada estrategia de los dos cónyuges.
El enamoramiento se regala, el amor se conquista.
El primero puede ser camino hacia el segundo. No siempre lo es.


   
                               
.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me interesa tu opinión.