Bienvenidos a www.cambiopositivo-liliana.blogspot.com

Si en tu vida hay alguna circunstancia o situación y deseas que te ayude a afrontarla, o si no te han quedado claro algunos puntos puedes escribirme a cambiopositivo@hotmail.com

Páginas vistas la semana pasada

TRADUCTOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

this widget by www.AllBlogTools.com

martes, 20 de agosto de 2013

Enfrentarse a la contradicción

Nos ocurre siempre que nos damos cuenta de que el modo en que actuamos se contradice con lo que sentimos como nuestros valores más profundos. No aceptamos estas experiencias como la vía de acceso a la conciencia de nuestra verdadera naturaleza. Nuestra "moralidad" nos fuerza a negarlas, a enterrarlas con justificaciones o promesas de hacerlo mejor la próxima vez.
Son estas experiencias de la disparidad entre nuestros valores y nuestra conducta las que se sienten más intensamente que nada de lo que el mundo externo puede ofrecer.
El carácter contradictorio de los dos mundos, el mundo espiritual y el mundo externo, la manera de vivir en dos mundos muy opuestos, así como la de relacionarse conscientemente con ambos siempre ha sido dificil; es algo que tiene que ser redescubierto una y otra vez en medio de grandes dificultades.
Las condiciones de vida en nuestra cultura no propician las experiencias interiores siendo tan intensas como las experiencias del mundo externo.
La existencia humana requiere la presencia conjunta de dos mundos, el interior y el exterior.
El mundo externo no puede dar sentido a un ser hecho para vivir simultáneamente en ambos mundos.
Vivimos en uno externo que pretende ser el interior.
Tampoco buscar simplemente intensas experiencias del mundo interior a menos que nos propongamos buscar otras iguales que nos permitan contactar simultáneamente con ambos mundos.
Aceptar esta incompatibilidad debiendo pasar por un período activo de reconocimiento hasta armonizarse dentro de nosotros.
¿Por qué se pierde la capacidad de experimentar el mundo interior de una forma tan vivida e intensa como el mundo exterior?
El camino hacia el verdadero mundo interior consiste en sentir con una intensidad en constante crecimiento las influencias e impulsos que nos arrastran hacia el mundo exterior.
Es necesario que el individuo empiece a tomarse a sí mismo en serio. Aproximarse al otro mundo, al del espíritu, a través de una mayor atención a nosotros mismos, una toma de conciencia  no dando la espalda, sino en el meollo mismo del mundo con tal interés que el propio acto de estudiarse se haga vivido e intenso.
                   Reflexiones de Jacob Needleman a las que adhiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me interesa tu opinión.